Tratamiento no farmacológico


Las terapias no farmacológicas juegan también un papel importante en el tratamiento del dolor, en particular del dolor crónico.


Tratamiento no farmacológico 
 

Fisioterapia
El masaje, la crioterapia (tratamiento con frío) o la termoterapia (tratamiento con calor) son especialmente utilizados para el tratamiento del dolor musculoesquelético. 


 

Acupunctura
La acupuntura es un método de tratamiento que tiene su origen en la medicina china y que se ha utilizado con gran éxito en el tratamiento del dolor. Consiste en la introducción de agujas finas en las áreas a tratar y donde se acumulan células sensoriales (puntos de acupuntura). Presumiblemente se liberan sustancias inhibidoras del dolor, por ejemplo, endorfinas, las cuales inhiben la transmisión del impulso de dolor. Además, se puede aplicar una corriente eléctrica a las agujas.


 

Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS)
La TENS es un procedimiento de estimulación para activar los sistemas de inhibición del dolor endógeno a nivel raquídeo y suprarraquídeo. En este procedimiento se aplican electrodos a la piel en la región dolorida, en zonas adyacentes directas o también sobre puntos reflexógenos o puntos de acupuntura y se aplica una frecuencia especial que generalmente depende de la naturaleza del dolor.


 

Tratamiento psicológico
El hecho de que la administración de placebo reduzca significativamente el dolor hasta en un 20% demuestra que el componente psíquico tiene un gran efecto sobre la percepción del dolor. El tratamiento psicológico de los pacientes con dolor está indicado especialmente en el dolor crónico e incluye, por ejemplo, el entrenamiento en relajación, la hipnosis, el tratamiento conductual y la psicoterapia.


 

Procedimientos neuroquirúrgicos
Los principios básicos de los procedimientos neuroqirúrgicos consisten en la interrupción de las vías de transmisión que transmiten los estímulos del dolor desde el tejido dañado. En la cordotomía se interrumpe el tracto espinotalámico en la médula espinal. Un método menos radical es la radicotomía, en el que la cirugía no se realiza directamente en la médula espinal, sino que se secciona la raíz nerviosa a su salida de la columna vertebral. También se pueden bloquear los nervios periféricos, o bien reversiblemente con anestésicos locales bloqueando la transmisión o irreversiblemente mediante neurolisis utilizando neurolíticos (alcohol, fenol, etc.), electrocoagulación o irradiación. Dado que estas técnicas causan un daño nervioso permanente, se consideran como los tratamientos de último recurso para el alivio del dolor intratable muy severo.

 

Tratamiento del dolor


Conozca más sobre:


No opioides

Opioides

Coanalgésicos

 


Plataforma SinDolor

 
Fundación Grünenthal  FUINSA